Autor Tema: Crónica de la Mitja Marató de Muntanya de Mataró 2017  (Leído 138 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado chemalogo

  • Barcelona
  • *
  • Mensajes: 71
  • Popularidad: 3
  • http://corredortalludito.blogspot.com.es/
    • Yo en Google+
  • Twitter: @chemalogo
  • Ubicación: Barcelona
  • Zapatillas: Vivobarefoot Primus Trail FG
Crónica de la Mitja Marató de Muntanya de Mataró 2017
« en: Julio 15, 2017, 07:18:44 pm »
Hoy no ha sido de las carreras más divertidas. Prometía, pero no.

Casi éramos una banda: cuatro, a saber, la pareja de bárbaros, que hacían la 11 Km y Quim y yo que hacíamos la 22 Km.

Marleen floja y todavía saliendo de una lesión. Además salían un cuarto de hora más tarde, total, que nos vimos al inicio (foto), con las duchas nos esperaron hasta la llegada y ahí se acabó lo que compartimos en esta carrera.
La media banda

Quim y yo hacíamos la misma. Quim volviendo poco a poco de una lesión y yo con sentimientos encontrados.
El dúo no tan dinámico

No había entrenado tanto como me hubiese gustado y en los últimos tres entrenamientos, sobre el Km 10, me había empezado a doler la rodilla derecha: mal rollito. La rodilla que en juventud me dolía y que siempre que había intentado correr me dolía. Desde que empecé con el minimalismo allá por finales del 2012, no había tenido ningún dolor de rodilla. En fin, que uno cumple años y que he cambiado de zapatillas.

No sabía si ir de tranqui para cerrar la temporada antes de vacaciones relajado o ir a degüello y acabar por la puerta grande. Ni una ni otra!

Salimos Quim y yo a cola de pelotón, casi con las escobas dándonos en el trasero. Salimos tranquilos. La primera parte la conocía, pues hice el entrenamiento oficial (que fue de la 11 Km, que compartía recorrido con la 22Km) la semana anterior.

En el Km 2 la adrenalina me pudo y tiré. Quim, recuperándose de la lesión y de un fin de semana de infarto en la montaña, prefirió seguir poco a poco. Al acabar me comentaría que hasta el Km 8 no se había encontrado bien en la carrera.

El recorrido en general bonito, no muy duro, con bastante sombra y hasta el Km 11 todo bien, salvo que por haber salido tan atrás me topé con algunos tapones.

En el Km 11, primer amago de calambre en el gemelo derechos, 'amos no me j#das!, y ligeras molestias en la rodilla derecha, 'amos no me j#das!x2.

Traguito de iso+ de Decathlon y amago fuera. Las molestias de la rodilla no pasaban de molestias.

Pienso que me he dejado el bidón abierto, de lo mojado que tengo el pantalón, pero no, es sudor. Bebo sin sed, pero me doy cuenta de que estoy sudando muuuuucho!

Km 13, se rompe (no la rompí yo, algún duende del bosque me la rompió sin que me enterase) la goma que sujeta el bidón por la boquilla al cinturón porta-bidón. El bidón no se cae pero bambolea. La verdad, nada grave, pero todo suma!

Km 14 segundo amago de calambre. Ya hacen falta dos traguitos y estirar el gemelo para pararlo. La rodilla, under control.

Los últimos avituallamientos son de agua (sin isotónico) así que rellenando el bidón de agua, menos concentración de electrolitos, menos efectivos los tragos para controlar los calambres.

Km 17, me como una gominola de Decathlon a ver si ayuda con lo calambres. Se que meda en la boca como si me hubiese comido un polvorón y después una magdalena para pasar. Bebo para pasar el mal trago (qué bien traído, oye). El calambre ahora ya me hace caminar de vez en cuando, estirar y seguir bebiendo iso diluído. Los electrolitos ni se les ve ni se les espera. La rodilla empieza a sobrar, pero no encuentro ninguna de recambio por el camino así que sigo con la mía.

Acaba la carrera en 19, 85 Km del Garmin, lo que agradezco. Gemelo para regalar, la rodilla regular, pero los masajes todavía no han empezado y soy el primero! Me dan masajito, trabajan el gemelo, me quedo a gusto y pregunto para prevenir los calambres: hidratarte mucho (nada nuevo bajo el sol) y una tónica la noche antes de la carrera. No, con ginebra, no :-(

Me encuentro con Quim, Marleen y Tim (ya duchados y afeitados), Quim y yo nos tomamos una cerveza que nos servimos en nuestros bidones (prefiero en jarra fría, pero para saberlo, tenía que probarlo!), nos despedimos, y a la playita a descansar. La rodilla se enfría y duele (mal rollito one more time).

Vendrán días y carreras mejores, y, a pesar de todo, cómo me gusta correr y a poder ser, en buena compañía!

Y también las lecciones: https://corredortalludito.blogspot.com.es/2017/07/mitja-marato-de-muntanya-de-mataro-2017.html
"Tanto si usted cree que puede como si cree que no, está usted en lo cierto" Henry Ford